Saltar al contenido.

Tigre le pegó un zarpazo de 5 dedos al Decano

Un partido para el olvido jugó Atlético en Victoria. El Decano cayó por goleada, 5 a 0, ante un Tigre arrollador, que golpeó siempre que pudo y puso un pie en la final de la Copa de la Superliga.

El encuentro arrancó con un local queriendo ser protagonista y cuidando la pelota, buscando espacios. El Decano se mostró buen parado y con un pelotado pudo abrir el marcador. Mathías Abero se la cruzó larga a Javier Toledo, quien intentó de cabeza desde el punto penal, pero el balón se fue desviado. El conjunto de Néstor Gorosito tuvo más la pelota en los primeros diez minutos, pero el que propuso ataques más claro es el de Ricardo Zielinski. aprovechando los espacios que deja Tigre cuando intenta avanzar.

Cuando menos lo merecía, el local llegó a la apertura del marcador. Gran jugada colectiva, con varios toques de primera, que culminó con la entrada de Lucas Menossi, quien definió perfecto por debajo del cuerpo de Cristian Lucchetti, para abrir el marcador a los quince minutos de partido. Después del gol, Atlético comenzó a jugar, a presionar lejos de su arco y a tomar las riendas del juego, pero dejando peligrosamente espacios para la contra de Tigre, que casi encontró el segundo, pero Federico González le pegó mortido y el Laucha respondió con firmeza.

El Decano insistió y pudo tener el empate en los pies de Leandro Díaz. El Loco definió mal un mano a mano, Gonzalo Marinelli dio rebote y Toledo la mandó al fondo de la red, pero estaba en posición adelantada. Y los goles que se erran en un arco, se lamentan en otro. En la jugada posterior, de contra, Ignacio Cavallaro la clavó en el ángulo y amplió el marcador para el Matador, para irse 2 a 0 al descanso.

El complemento arrancó parejo, con ambos equipos prestándose la pelota, pero con Atlético dejando espacios para la contra del local. El tercero llegó de la mano de Cachete Morales, que le pegó desde afuera del área, inatajable para Lucchetti. El cachetazo se sintió y Tigre lo aprovechó para estirar más la diferencia. Nicolás Colazo ingresó solo por el sector izquierdo y sacó un zapatazo inatajable para el arquedo Decano.

La malaria siguió, fueron cinco minutos catastróficos para el equipo de Zielinski. Primero González pudo meter el quinto, pero el Laucha se lo impidió, pero el delantero no se dio por vencido, tiró el centro y Cavalero metió el quinto de cabeza, para sentenciar el juego.

El temblor pareció pasar y el amor propio hizo que el Decano vaya por el descuento. Lo tuvo de cabeza Toledo, pero se encontró con una gran respuesta de Marinelli, que le ahogó el grito. Poco tiempo después el arquero volvió a tapar otro mano a mano, y otra vez ante el Loco Díaz, pero la pelota rebotó en la cara del portero y salvó el descuento.

Los últimos minutos sirvieron para que Atlético intente, pero sin ideas y por eso no pudo descontar. Ahora, el equipo de Zielinski tiene que ganar en el Monumental, al menos, 5 a 0 para fozar los penales. (El Tucumano)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: