Saltar al contenido.

Ocho Magistrados fueron elegidos por Manzur

El gobernador llevaba ocho meses sin nombrar jueces con el procedimiento constitucional.

La escasez crónica de magistrados nombrados con la receta de la Constitución recibió un respiro. El gobernador Juan Manzur hizo uso de la lapicera, y observó por primera vez en el año su obligación de cubrir los cargos judiciales a partir de las ternas surgidas de concursos públicos de antecedentes y de oposición. El jefe de Estado definió ocho de las 15 propuestas que aguardaban su decisión . Las designaciones, que benefician a los tres centros judiciales, quedaron a disposición de la Legislatura, que ha de iniciar el trámite relativo al acuerdo.
El lote de nombramientos comunicados este mismo lunes incluyó cuatro despachos de San Miguel de Tucumán. Manzur llenó dos vocalías de la Cámara Penal: colocó a Diego Lammoglia en la Sala I y a María Fernanda Bähler en la Sala IV. En este último supuesto, el gobernador generó una nueva acefalía puesto que Bähler se desempeñaba como fiscala correccional N°2 de esta ciudad. Cecilia Wayar fue enviada al Juzgado en Documentos y Locaciones N°8 mientras que Pilar Lau será defensora en lo Civil y del Trabajo con carácter itinerante.
Para las oficinas de Concepción, el titular del Poder Ejecutivo eligió a Diego Molina Franco, que se desempeñará como defensor oficial en lo Penal; a Camilo Sleiman, que se hará cargo de la Defensoría Oficial Civil, Penal y del Trabajo, y a Fabián Assad, que será fiscal de Instrucción en lo Penal. Estos tres representantes de los ministerios públicos intervendrán en la reforma procesal penal en marcha desde el mes pasado en Concepción, que es la primera jurisdicción que aplicó el Código sancionado en 2016. Manzur remitió el pliego de Marcos Javier Núñez Camperopara cubrir el Juzgado de Menores de Monteros, competencia hoy a cargo del juez Mario Velázquez.

A diferencia de otras ocasiones, en la mayoría de los casos el mandatario se inclinó por los respectivos ganadores de los procesos de preselección sustanciados en el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) -ver “Los ocho nombres…”-. Ese criterio se verifica en los nombramientos de Lammoglia, Bähler, Núñez Campero, Lau y Assad. En los otros tres supuestos Manzur prefirió a quienes cerraban los tercetos: Molina Franco, Sleiman y Wayar. Esa última designación implicó el octavo veto para el postulante que encabezaba la terna, Pedro Cagna. El orden jurídico autoriza al gobernador a elegir a cualquiera de los integrantes del terceto. A comienzos de esta década, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán consideró incluso que el jefe de Estado podía descartar sistemáticamente a aspirantes a la magistratura sin necesidad de motivar su decisión. (La Gaceta)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: