Saltar al contenido.

Nación compró menos vacunas que las necesarias en 2018

El diputado tucumano criticó a la ministra Stanley tras confirmarse que se compraron menos vacunas que las necesarias en 2018. “No podemos no comprar vacunas”, disparó, y cuestionó severamente la degradación del Ministerio de Salud a secretaría, y advirtió que la Salud “no está en la agenda nacional”.

Pablo Yedlin, diputado nacional por Tucumán y vicepresidente de la comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara baja, criticó duramente al Gobierno Nacional y la ministra Carolina Stanley tras conocerse un informe que él mismo solicitó y que confirma lo que venía denunciando: en 2018 se compraron menos vacunas que las que demanda el sistema sanitario argentino. Cuestionó la degradación del Ministerio de Salud y alertó que respecto al faltante de vacunas “hay una negación de la realidad, un error de diagnóstico y soluciones equivocadas”.

“Esto es lo que hace 2 años venimos planteando, desde que empecé mi gestión en la Cámara de Diputados, ya en ese entonces teníamos un “ruido” de que el en ese entonces Ministerio de Salud y los representantes de programas de inmunizaciones incluida la provincia de Tucumán nos decían que faltaban vacunas en todo el país”, explica Yedlin en diálogo con eltucumano.com, tras conocerse la carta conjunta de 23 jefes de programas de inmunizaciones de todo el país en el que manifestaron su “profunda preocupación” para la falta de vacunas y la discontinuidad de la provisión de las dosis obligatorias.

El diputado tucumano precisó que desde la comisión que integra “hicimos múltiples consultas a jefe de Gabinete (Marcos) Peña, al Ministerio de Salud, y nos hizo ruido que tenía un proyecto para pasar la compra de vacunas a las provincias. Por eso es de gran importancia la nueva ley de vacunas, de mi autoría, porque define que la responsabilidad de la compra de las vacunas es de la Nación.”. La administración nacional es quién debe hacerse cargo de la compra de vacunas debido a que las dosis se adquieren a través de un fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el 80% de los insumos son importados y requieren de cadena de frío.

“Los faltantes que se registraron derivaron en un pedido informe la semana pasada, y en ese informe es claro que de algunas vacunas que se incorporaron al calendario obligatorio, como las 700 mil vacunas de Hepatitis A, que es la cantidad de chicos que nacen promedio por año en la Argentina, pero en 2018 sólo se compraron 400 mil dosis”, remarcó el exministro de Salud tucumano.

El informe presentado por la Secretaría de Salud detalla las compras de 2016, 2017 y 2018. Los casos más alarmantes son los siguientes:

Sabin: en 2016 se adquirieron 7.730.000, dosis; en 2017, 2.000.000 y en 2018, 3.030.000. Hasta el 20 de mayo de este año fueron adquiridas 1.876.000 dosis.

Varicela: pasó de 1.000.000 de dosis en 2016 a 200.000 en 2017 y 500.000 en 2018. En 2019 van 410.000 dosis adquiridas.

DTA (difteria): 2.594.590 en 2016, 1.300.000 en 2017 y 1.500.000 en 2018. En 2019 van 1.440.000.

Rotavirus: 1.600.000 (en 2016), 1.555.670 (en 2017) y 1.100.000 (en 2018). En 2019 (siempre hasta el 20 de mayo): 815.000.

Poliomeliris (Salk): 1.080.000, 1.322.180 y 840.000. En 2019 van 1.210.000 dosis.

Yedlin recalcó que “en ese informe no había una explicación respecto a ese faltante” en la compra de vacunas, por lo que requirió las explicaciones del caso, ante lo que recibió dos respuestas: “la primera que el faltante se debía a un problema en la compra por la devaluación del dólar, lo que es inaceptable porque son insumos estratégicos y críticos, no podemos no comprar vacunas. Si no gastás en vacunas vas a gastar en internaciones y trasplantes, por ejemplo”, arremetió. En ese sentido, advirtió que “la otra explicación que brindaron es que de algunas vacunas no compraron las dosis necesarias porque tenían en stock de años anteriores, pero ¿por qué sobro stock?”. “No hay una explicación precisa, no está claro”, enfatizó.

El diputado tucumano analizó que tanto la ministra de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, como el secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein “enfrentan un problema de asignación de recursos insuficientes y no entendieron la gravedad de la situación sanitaria”. Ante la denuncia pública por el faltante de vacunas en todo el país “le pedimos a la ministra Stanley que venga a la comisión de Salud para poder resolver esta situación”, señaló, pero lamentó que “el faltante de vacunas del año 2018 es difícil de resolver, no vamos a poder resolver ese faltante”.

“En vacunas hay que resolver para adelante, por lo que vamos a impulsar los pedidos de compra de cara a 2020, cuando asuma otro gobierno para que la próxima gestión no afronte este mismo problema”.

A partir de su experiencia sanitarista Yedlin estimó que “si las coberturas de vacunas bajan te enfrentás a un eventual riesgo de la reaparición de algunas enfermedades”. “Esto no implica el riesgo de una crisis sanitaria, pero si constituye una situación grave, de alarma en el tema vacunas”, alertó.

Consecuencias de no tener Ministerio de Salud

Consultado por este medio el diputado tucumano cuestionó severamente la degradación del rango de la cartera sanitaria, devenida en secretaría bajo la órbita de Desarrollo Social que conduce Carolina Stanley: “No tengo dudas que la desjerarquización del Ministerio de Salud ha generado al secretario Rubinstein dificultades para la toma de decisiones y para generar los recursos necesarios”, apuntó, y se mostró expectante de que en caso de imponerse el peronismo el próximo gobierno le devuelva dicho rango a la cartera sanitaria: “Alberto Fernández ha expresado que una de sus primeras medidas en caso de ser electo presidente es rearmar el Ministerio de Salud y otras carteras como el Ministerio de Trabajo que han sido degradadas”, subrayó.

“No tengo dudas que la degradación del Ministerio de Salud no ha tenido ningún efecto positivo para el sistema sanitario argentino, ni ha permitido ni siquiera el ahorro de dinero”, puntualizó, y criticó con dureza a Stanley por su falta de experiencia y conocimiento del área de Salud: “La ministra Stanley no tiene idea de Salud, no tiene los conocimientos necesarios para hacerse cargo de un tema tan complejo. Un sanitarista como Rubinstein tiene la capacidad para entender la situación, pero al haberse degradado la cartera sanitaria no puede, por ejemplo, participar de las reuniones de gabinete y poner la Salud en la agenda. Stanley no puede llevar el tema de salud a la agenda nacional”, denunció.

“Desde nuestro lugar, desde la vicepresidencia de la comisión de salud vamos a colaborar con lo que haga falta, todas nuestras denuncias tienen que ver con intentar colaborar porque hay una negación de la realidad, un error de diagnóstico y soluciones equivocadas”, concluyó.

La situación en Tucumán

Durante el mes de junio, la ministra Rossana Chahla se refirió a la falta de vacunas a partir de las denuncias de Yedlin y explicó que Tucumán necesita 25.000 dosis de vacunas y hasta el momento solo recibió 2.500, lo que “habla de un retraso importante”. “A la vacuna no la aplicamos cuando queremos sino cuando está indicada en un momento oportuno, que sabemos que es efectiva para las criaturas”, sentenció. (El Tucumano)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: