Saltar al contenido.

Un joven de 23 años perdió la vida al recibir un balazo en la cabeza

Mató a su primo, aparentemente, de una manera accidental. Primero se escucharon gritos. Después corridas. Y por último, el sonido de un disparo, que terminó transformándose en una señal de que algo malo había sucedido. Un joven de 23 años perdió la vida al recibir un balazo en la cabeza de manera accidental, según los primeros indicios que recolectaron tanto la Policía como la Justicia.

Bruno Bossini, de 23 años, fue a bailar junto con otros amigos. Al regresar decidieron seguir divirtiéndose en una vivienda ubicada en Justo de La Vega y Pasaje 1° de Mayo, en Villa 9 de Julio. De pronto, los habitantes de la casa, según le dijeron a la Policía, comenzaron a escuchar una discusión entre los chicos que estaban reunidos allí y otro grupo. De los gritos pasaron las agresiones y, después de un par de minutos, la situación se calmó.
Ricardo Gómez, primo del fallecido, se dirigió hasta su casa para, supuestamente, buscar un arma y seguir la pelea contra el grupo con el que se habían enfrentado. Bossini, de acuerdo con la investigación, intentó calmarlo. Comenzaron a discutir y, mientras se empujaban entre ellos, el arma se habría disparado accidentalmente.

Los familiares del chico se encontraron con el joven tendido en el suelo. Lo trasladaron al Hospital Padilla, donde falleció cuatro horas después.
El agresor, luego del hecho, huyó en una motocicleta.
Al cierre de esta edición, personal de la División Homicidios, al mando de los comisarios Cristian Peralta y Manuel Bernachi, trataban de aprehenderlo.
“Bruno era un buen chango. No tenía problemas con nadie. Lo que no podemos entender es cómo estaba con el primo: no es buena gente. Todos lo conocen en el barrio y saben que vive metido en problemas”, contó la vecina María Laura Ramírez.
“El prófugo es un joven que se relaciona con personas que tienen antecedentes delictivos y es intensamente buscado”, señaló Claudio Peñaloza, jefe de la Seccional 10ª. Al parecer, Gómez tendría antecedentes por robo. Además estaría vinculado con un clan que, se sospecha, maneja una red de narcomenudeo en Villa 9 de Julio.
89 homicidios se registraron en 2019, según lo publicado por LA GACETA.
Mario Medina, mecánico de la zona, agregó: “no puedo hablar mucho del caso porque no estuve presente y tampoco escuché comentarios. Pero sí puedo decir que el barrio es una desgracia por el nivel de violencia que se vive. Antes, si tenías problemas con un vecino, te agarrabas a piñas; ahora, cualquier gil tiene un arma y se agarran a los tiros”.
“Aquí se debe hacer algo de manera urgente. No puede ser que vivamos aterrados por los violentos de siempre. Alguien tiene que venir a sacarle las armas a todos los chicos”, reflexionó Marcos Fernández.(La Gaceta)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: